Introduce aquí el subtítular

Casa para Víctor y María en Jimena de la Frontera, Cádiz

Se pretende respetar la fachada existente, rehabilitándola y devolviéndole su acabado original encalado en blanco. No se modifican los huecos ni el acabado de teja de coronación del muro. En este sentido el plan dice textualmente: "En el caso de disponerse patios en fachadas con las condiciones previstas en las presentes ordenanzas, su cerramiento o tapia de separación con la vía pública, se acabará con los materiales y condiciones aquí estipulados, rematándose su borde superior mediante teja árabe curva."

A la vez se quiere dotar a la vivienda de vistas al paisaje, para lo que - al no poderle ampliar los huecos preexistentes a la fachada- necesariamente, éstos, deben situarse al interior o a la fachada posterior. Y este es el origen del proyecto y con ello de la solución que se propone:

La antigua casa cuenta con un segundo muro retranqueado, que aprovechamos para ubicar encima de él, nuestra primera placa en altura, justo a la adecuada para que no se perciba desde la calle y para ver el paisaje, librando el muro delantero, desde el salón.

Generamos de esta manera un patio de bienvenida, que junto al trasero, crearán las condiciones adecuadas para una buena aireación cruzada en los días de calor.

Se resuelve la cubierta como cubierta plana, entendiendo que al no percibirse desde el exterior, no contrastaría con su entorno inmediato; hay que tener en cuenta que el Plan permite cubiertas planas hasta de 30 m2, que si bien excedemos, se compensan por su privacidad. Debe aquí resaltarse que el objetivo de la ordenanza es -como se dice en el párrafo referido a la cubierta - "que no desentonen con el conjunto", volviendo a reiterar que al retraerse la casa respecto al plano de fachada, la cubierta pasa a no percibirse desde el exterior.

Para terminar debe decirse que no estamos hablando propiamente de una reforma, sino de un edificio de nueva planta, al que corresponde según el texto de la Ordenanza B.1 en lo que se refiere a su tipología, lo siguiente:

" Deberán ajustarse al estilo tradicional de la población no hallándose esta condición en contradicción con la aplicación de tendencias arquitectónicas actuales y la atención de las nuevas necesidades funcionales.

Las nuevas edificaciones deberán mantener rigurosamente la armonía general con la calle, ó plaza en que se ubiquen, en cuanto a desniveles, módulos, carácter, alineación, y proporción de huecos, materiales y color, tanto en fachada como en cubiertas y zaguanes o parte vistas desde el exterior."